Buscar

 HUMANISMO MÉDICO

Es la práctica médica que se desarrolla dentro de una relación auténtica y empática con el paciente, basada en el respeto, el servicio y el amor.

 Es un comportamiento de servicio que expresa valores humanos y éticos, que se brinda con un compromiso personal y profesional; generando confianza en el paciente, su familia y la comunidad.

 

Humanismo Médico

 

El Humanismo Médico es un afectuoso interés del médico por curar o aliviar los problemas de salud que le presentan los pacientes, pero no considerados como cuerpos humanos, sino como personas.

 

Fundamentos

Tales acciones se fundamentan en las Ciencias y Técnicas Biomédicas y la Antropología Médica de aplicación clínica, disciplina en la que concurren elementos físicos,psicológicos, sociales, culturales y filosóficos.

 

 

Antropología Médica de Aplicación Clínica

 

 

Objeto de Estudio

 

Es básicamente el paciente como ser somatopsíquico y sociocultural en su calidad de Persona.

 

Tiene interés también en el médico en tanto profesional que responde a lo    que el paciente busca al acudir a él. Como esto ocurre en la Consulta Médica , este es el campo en el que la Antropología Médica de Aplicación Clínica estudia al paciente y al médico, es decir, a la relación médico-paciente.

 

 

La persona se convierte en paciente cuando enferma, por ello es importante definir términos como: persona, salud y enfermedad.

 

Persona:   Es una unidad somato-psíquica y sociocultural que vive, piensa, siente a su manera; que percibe, interpreta y responde a la enfermedad , al médico, a la medicina a su manera.

 

Diremos que no se enferma el cuerpo o la mente como instancias separadas,ni el enfermo lo está porque está afectado el hígado, el corazón, los pulmones, o padece una depresión, todo él está enfermo, en la dinámica de su personalidad psicofísica , en su afectividad íntima, en su voluntad emocional, en ese organismo donde palpita su ser real y donde se halla inscrito el sentido de su existencia.

 

 

 

 

Salud: OMS

 

 

 

Enfermedad:

 

La realidad clínica exige que  el médico tenga una visión total del enfermo para comprenderlo en su funcionamiento como persona.

 

Curar: es unir, conjuntar lo que ha quedado separado, alcanzar una integridad de cuerpo, mente, emociones. Remediar es eliminar o resolver un problema sin considerar un todo, sino que trabaja solo con las partes afectadas.

 

Paciente:  es un término que viene del latín pati que significa padecer, sufrir, por tanto es una persona que está padeciendo la pérdida del bienestar físico,psíquico y social y por esta razón busca ayuda médica.

 

 

Todo padecer está constituido por dos planos:

 

Primer Plano:  Está constituido por las molestias y los síntomas como dolor, dísnea, astenia, etc.

 

El primer plano del padecer le sirve al médico para elaborar un Diagnóstico, el cual se confirmará o descartará con la información que le comunica el paciente, al realizar la exploración física de su cuerpo, así como con los datos de laboratorio, imagenología y el resto de recursos que nos ofrece actualmente la tecnología.

(Relación Objetivante. Laín Entralgo).

 

Segundo Plano: Se refiere a las interpretaciones y significados personales que da el paciente a los fenómenos que sufre.

Para conocer este Segundo Plano del padecer, el médico necesita de dos cosas. La primera es un Genuino Interés por la por la salud del paciente, y la segunda es Saber Escuchar lo cual es un arte que debe ser aprendido por el médico.

 

 

 

 

Relación Médico-Paciente

 

Siempre que hablamos de relación médico-paciente, estamos también aludiendo a la comunicación. La mirada, la palabra, el silencio, el examen físico, la exploración instrumental son constitutivos de la relación médico-paciente.

 

El médico y el paciente se relacionan a partir de un encuentro y de una conversación, que no es una conversación cualquiera, sino estructurada y con objetivos precisos. Esta conversación es la entrevista médica que se caracteriza por ser técnica, puesto que persigue un objetivo preciso: obtener en un tiempo razonable el máximo de información relevante para así obtener un diagnóstico claro.

 

 

Goic describe tres hechos fundamentales y permanentes que caracterizan el encuentro del médico con su paciente.

 

1.- Es un acto libre basado en la confianza en el médico, tanto en su honorabilidad como en su capacidad personal.

 

2.- Transcurre en la intimidad de la consulta, a la cual normalmente no tienen acceso otros actores que no sean el médico y su paciente. La transgresión de la confidencialidad, provocaría un quiebre irremediable de la confianza que el paciente depositó en su médico.

 

3.- Constituye un acto basado en la confianza mutua: la del enfermo basada en la integridad e idoneidad del médico y la de éste, en la voluntad del enfermo de colaborar en su recuperación para reintegrarse a su labor en la sociedad.

 

Por lo tanto, libertad, intimidad, confianza son los elementos esenciales y constitutivos del acto médico.

 

 

 

Acerca del Médico

 

“El Médico que debe ser a la vez psicólogo, filósofo y hombre culto, dotado de métodos refinados, con intuición penetrante para tratar personas individuales, es uno de los últimos supervivientes del espíritu libre y del individualismo”.  (E. BIANCANI).

 

¿Qué es Medicina?

 

“Descubrir y aprender las causas que perturban nuestra vida: diagnosticar. Preservar al hombre con la mejor ciencia y vocación. Procurar eliminar,corregir a atenuarlos sufrimientos con competencia y firme decisión. Investigar y aquilatar; guiar, alentar y consolar honesta, afable  y fraternalmente, con espíritu observador, tolerante y siempre adaptable. Todo esto es Medicina.”  (MARCHAND).

 

 

La Ciencia cuanto más avanza más impersonal parece. El Arte de un médico le es propio y su ciencia es de todos”. (Cl. Bernard).

 

“Nunca se aprecia mejor la experiencia clínica, la ciencia, la penetración psicológica d un médico que cuando se le escucha mientras interroga a un enfermo”. (Rist).

 

“Nadie fue tratado por mí de modo distintoa como me hubiera gustado ser tratado de haber contraído igual enfermedad”. (Sydenham).

 

 

“El enfermo-dice la medicina actual necesita tener la voluntad de curación y para tenerla debe tener previamente, fe en la curación y por ende fe en el médico, la falta de voluntad de curación no significa falta de actividad vital, puesto que mientras hay vida hay reactividad.

La fe en la curación y en el médico que la practica es una restauración de fe en la vida, la preponderancia del instinto de vida sobre el de muerte, posibilidad que el médico despierta en el paciente con su remedio y su actitud.

Los mismos conocimientos médicos y la misma técnica pueden tener un sentido distinto, que redunda en resultados variables, según la actitud íntima del médico que los practica.

Por ello el médico necesita tener fe en si mismo, comprender los factores emocionales de su vocación de médico, el sentido de su vida

El sentido de la vida es el sentido de cada cosa de mi vida, es el sentido de cada instante, determina por qué en cada momento vivo la cosa así y no de otra manera . Es algo constantemente operativo.

Mi vida ha de ser una constante creación de mí, un constante descubrimiento de mí

El sentido de mi vida es mi afirmación profunda, que al mismo tiempo implica la expresión plena de mi afirmación y la afirmación cada vez mayor de los demás.

Que esta sea la consigna fundamental en la formación y disposición personal de cada médico para afrontar una medicina que exige un profundo conocimiento del paciente a través de una auténtica realización propia y personal como auténtico ser humano.”(Tomás Pablo Paschero).

 

 

 

 

Conviene detenernos en este punto para señalar que son los valores del médico en tanto persona los que  “singularizan” su vocación médica imprimiendo al ejercicio de su profesión el carácter de humanista o no.

 

 

¿Dónde se hace Patente la Orientación Humanista?

 

En dos momentos del ejercicio de la medicinase hace patente la Orientación Humanista.

 

El primero es el reconocimiento de la existencia e importancia del padecer del paciente, de la manera como él está viviendo, interpretando y sufriendo las molestias, los dolores,  las impotencias, los trastornos en las funciones de su cuerpo, las modificaciones en su aspecto exterior,etc, todo lo cual es la razón o causa de que esa persona busque o acepte ayuda médica.

 

Tal interés por el padecer del paciente debe ser capaz de reconocer y valorar los cambios que el paciente experimenta cuando el médico le informa sobre la enfermedad que ha diagnosticado, cuando le explica cuáles son las características de ésta, cuáles son las restricciones o los cambios en la vida cotidiana que dicha enfermedad impone, así como las medidas terapéuticas que deben seguirse.                                      

 

 

La Orientación Humanista no se reduce al reconocimiento y valoración del padecer en las dos condiciones antes descritas; sino que exige un manejo terapéuticocuyas principales armas son la palabra y la actitud del médico frente  al paciente y sus problemas de salud.

 

Los recursos que permiten al médico poner en juego esa facultad captativa     es la comunicación humana, afable, profundamente cordial, afectuosa y comprensiva, elementos que permiten desarrollar una relación médico-paciente humana en el más amplio sentido.

 

El otro momento del ejercicio de la medicina en que se hace patente la Orientación humanista es la valoración ética del paciente como persona.

En la escala de los valores éticos, la persona ocupa el estrato superior, lo cual nos obliga a considerarla y tratarla como un fin y nunca como un medio, lo cual debe normar el trato que le da el médico, lo que le dice y no le dice, lo que hace y no hace, dicho esto último tomando en cuenta los variados recursos con los que hoy se cuenta para el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades.

 

La práctica médica de orientación humanista exige ciertos cambios en el acto central de dicha práctica que es la consulta médica, en especial en la parte del interrogatorio. Exige también que la relación con la persona que es el paciente tenga una doble caraterística. En primer lugar

una relación objetivante (Laín Entralgo) que le permite al médico

diagnosticar la enfermedad entendida como patología estructural y funcional de células, órganos y moléculas del ser humano. Además la práctica de orientación humanista le relaciona a la persona del médico con la persona del paciente (sujeto). La subjetivación del quehacer médico ha hecho que se deba reparar en la relación que mediante la palabra, se establece entre el paciente y su médico. No es una relación meramente informativa , sino un contacto personal que trasciende a una comunicación existencial.

 

Cuando enfermamos, generalmente experimentamos en primera instancia miedo, desesperación,shock, ira, resentimiento y aflicción, según la gravedad de la dolencia de que se trate.  Nuestro cuerpo es frágil y vulnerable a la enfermedad y el dolor. Sin embargo, no estamos nunca preparados para afrontar este tipo de situaciones en la vida , no se nos ha enseñado a manejar las emociones y sentimientos que surgen. La mayoría de nosotros vive esto en un estado negativo, nos indignamos o incluso nos ofendemos cuando la enfermedad , un accidente o la muerte nos afecta a nosotros o a las personas que queremos. Resulta importante entonces encontrar un profesional que nos comprenda y nos ayude a vivir este proceso.

 

Gracias a una Antropología Médica de aplicación clínica en la que concurren las ciencias biomédicas , psicológicas sociales culturales, además de la filosofía, el médico identifica las manifestaciones del padecer y encuentra su sentido.

 

En lo que  respecta al interrogatorio se refiere más bien a una inclusión dentro de la Historia Clínica tradicional en la que deberá constar la reacción del paciente –verbal-emocional- cuando se le comunica el diagnóstico de la enfermedad que padece y lo que dicho diagnóstico significa para la vida normal del paciente.

 

Deben anotarse también las reacciones del paciente a  los resultados de la Terapéutica, principalmente cuando estos son negativos.

 

La Historia Biopatográfica de un enfermo es mucho más que un relato de enfermedades y accidentes, por ello habrá que incluir las emociones y cambios, si es que se dieron durante los aconteceres de la vida del paciente.

 

 

Podemos resumir diciendo que el interrogatorio clínico tradicional conduce al diagnóstico de la enfermedad , pero como la conoce y la define la medicina, en tanto que el diálogo clínico permite conocer y comprender lo que esa enfermedad es para quien la está viviendo y padeciendo.

 

 

 

 

¿Qué características debe poner en tener y poner en juego el médico para que sea un doctor éticamente bueno?

 

Tal vez la mejor respuesta la haya dado el filósofo Aristóteles en su “Etica Nicomaquea”

 

El  hombre posee una serie de virtudes que las divide en teóricas y prácticas.

Las teóricas se refieren más al pensamiento y son: inteligencia, ciencia y sabiduría.

Las prácticas pertenecen a las acciones del hombre y son: la prudencia,la discreción, el buen consejo y el arte (TEXVE).

 

Ciertamente, el médico debe poseer inteligencia , entendida como la “facultad de conocer” las ciencias y técnicas biomédicas.

La sabiduría para  poder discernir ante cada paciente lo que corresponde a su enfermedad o a su padecer, lo que debe decir o callar, lo que debe hacer o no hacer.

No puede haber sabiduría médica si se desconocen las ciencias y las técnicas biomédicas, si se ignoran hasta donde pueden ser útiles para resolver ese problema de salud, si se desconocen  o menosprecian los efectos negativos.

 

La  prudencia nos permite discernir lo que es mejor para el paciente , causándole los menores trastornos.

 

La discreción entendida como “tacto para hablar y obrar”, sobre todo cuando se les informa sobre diagnósticos y pronósticos sombríos, o respecto a medidas que trastornan de forma importante las obligaciones o hábitos de vida del paciente.

 

El buen consejo es aquel que el médico da al paciente fundándose en las ciencias biomédicas y echando mano de la sabiduría, prudencia y discreción.

 

El Arte o TEXVE el médico lo pone en juego con cada paciente, sabiendo por qué se hacen las cosas, para qué se hacen las cosas , es aquí donde el médico se singulariza en su vocación médica expresada en su actitud y trato al paciente.

 

¿QUE ES SALUD?

 

La OMS en su carta magna define a la  salud como “el estado de completo bienestar físico, mental y social y no solo la ausencia de afecciones o enfermedades”.  De allí que el ser humano es un ser somato-psíquico y sociocultural, una unidad de cuerpo y mente que se desarrolla en un aquí y en un ahora.

 

Cuando esta unidad cuerpo-mente se desequilibra, se manifiesta en forma de síntomas, los cuales pueden ser físicos o mentales y dentro de estos últimos del afecto, voluntad e intelecto.

 

El ser humano es una totalidad y deberá ser concebido como tal, una unidad en constante movimiento y de cuyo equilibrio depende la salud.

 

Dicha totalidad es integrada e integradora y se manifiesta al unísono en un organismo en el que confluyen todas las reacciones bioquímicas y moleculares propias de su fisiología, así como sus emociones, sentimientos, amores y desamores, todo ello expresado en un ser existencial que por su naturaleza busca trascender.  Partiendo de esta realidad la curación deberá propender a la conjunción e integridad de este ser humano para que pueda alcanzar los más altos fines de su existencia.

 

 

 

Dra. Rocío López.

 



Compartir este artículo
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Cursos Permamentes

  • Práctica centrada en el paciente(para enfermeras, auxiliares y asistentes de salud o acompañantes de enfermos)

Cursos Permamentes

  • Lenguaje gestual aplicado a las relaciones interpersonales

Cursos Permamentes

  • Manejo del estres y del tiempo

Site Login